Nuestros Grupos

De 7 a 14 años: El corazón de la infancia

Por una parte el niño desarrolla una nueva y activa vida de imaginación, al mismo tiempo que una mayor disposición para el aprendizaje en sentido formal. Experimenta y expresa la vida por medio de sentimientos más definidos. A medida que evoluciona durante estos años del segundo septenio, también comienza a desarrollar una aptitud para pensar consecuentemente. Esta etapa ha de ser manejada con sumo cuidado, dado que aunque esta nueva aptitud necesita ser estimulada, la característica esencial del niño sigue siendo su universo imaginativo.

Las exigencias relativas a los contenidos de enseñanza de las diferentes materias han de supeditarse pues, a las peculiaridades de cada edad y así satisfacer las exigencias de la realidad en que vivimos.

El arte de enseñar supone guiar a los niños a un estado de receptividad a través del cual puedan hacer descubrimientos que queden como experiencias profundas. El trabajo de clase puede tener éxito sólo en un contacto directo entre el profesor y el alumno ya que el aprendizaje debe verse como un proceso integral y vivo, no un producto abstracto; aquí el arte no significa un curso específico, sino un proceso activo conjunto entre el conocimiento y la acción.

En la metodología de la Aldea no existe diferencia entre los sexos: cantar, ejecutar piezas musicales, hacer teatro, trabajos manuales, jardinería o cursos técnicos se practican tanto por niños como por niñas ya que la práctica de estas actividades no se refiere a su valor artístico, sino a construir puentes hacia el conocimiento mediante experiencias llenas de vida.

ABIERTA LA INSCRIPCIÓN JARDÍN Y PRIMARIA 2022.

INFORMES DE LUNES A VIERNES DE 8:00 A 12:00 HS. Y DE 13:00 A 17:00 HS. 

TELÉFONO: 2076-2532